10 cosas que he aprendido y debes saber si quieres convertirte en blogger

Sí, ya sé este post es de lo más raro porque por lo general no escribo cosas así. Siempre les escribo de productos, de lugares y de experiencias, pero justo en estas semanas que mi vida ha sido una constante adaptación a la realidad y de cuestionarme si seguir con el blog era una buena idea, pensé que en vez de presumirles que me compré una blusa nueva y unos jeans súper cool, mejor usaría esas fotos para ilustrar esta entrada en donde quiero contarte algunas cosas que he aprendido en esto que llaman ser blogger y que tal vez te servirán si te gustaría iniciar tu camino en este mundo.

Ser blogger es un oficio que puede ser el más amado o el más odiado por la gente que te rodea y por la misma gente del medio.

Bueno, empezaré contándote que decidir ser blogger no fue una cosa que me saqué de la manga, ni algo que surgió porque quería recibir regalos o cosas así.

Estudié Comunicación y aunque siempre juré que escribir no era mi vocación, como dice mi mejor amiga Andrea “Todo cae en la cara”, así que terminé escribiendo y antes de mi actual trabajo, estuve en un periódico y luego en una editorial por casi 4 años en donde empezó mi pasión por escribir de estos temas.

Era editora web y cubría eventos de moda y belleza. Cuando trabajaba ahí ser blogger era una cosa que apenas empezaba a tener fama, por lo general todos en el medio éramos fotógrafos y reporteros que de verdad habíamos estudiado para ser eso y la neta las bloggers eran niñas petulantes –porque la mayoría eran así– que solo impedían nuestro trabajo estando en primera fila y queriendo tomar fotos con su celular, mientras nosotros cargábamos una cámara de kilos y teníamos que estar vivos para sacar la nota. En ese entonces y creo que hasta ahora ellas recibían mejores press kits que ni nosotros que de verdad teníamos una seria responsabilidad de publicar la nota en nuestros medios, porque podía ser una nota pagada o debíamos tener la exclusiva, yo que sé.

Así que sí, las pocas bloggers que existían en ese entonces no eran de mi gracia hasta que “Todo cae en la cara” y la editorial en donde trabajaba se fue a la quiebra y ante mi necedad de no dejar de escribir y de no perder mis contactos, abrí el blog junto con una amiga meses antes de que todo tuviera fin y sí, así me convertí en blogger, ironías de la vida…


Un blog es un proyecto personal que puede crecer mucho; sin embargo, hacerlo en mancuerna o con varias personas desde un principio es algo que debes valorar seriamente.

Sí, tristes y fuertes declaraciones que mi amiga Carito y yo comprobamos. Ella y yo nos conocimos en la editorial y compartíamos el mismo sueño de tener un espacio en donde poder escribir de lo que tanto nos gustaba, así que empezamos juntas el blog.

Lamentablemente por cuestiones de tiempo (ya que las dos tenemos trabajos muy demandantes) decidimos dejarlo por la paz y le sugerí quedarme con el blog por completo, porque aferrada. Nosotras terminamos muy bien este tema, pero he escuchado de casos donde las cosas salen muy mal o que de plano la química para trabajar en mancuerna es muy complicada.

Además, teniendo un blog que solo es tuyo, tú tienes el poder de decidir sobre qué escribir, cuando hacerlo y que línea editorial darle. Está cool tener alguien que te ayude con las fotos, el diseño y programación o hasta tener colaboradores, pero siempre he creído que la mente maestra debe radicar en una sola persona que puede recibir críticas constructivas, en mi humilde opinión.


La humildad, sencillez y credibilidad deben ser tu filosofía cuando eres blogger.

Durante mis años de carrera como editora y ahora como blogger me he topado con una infinidad de personas dentro del medio que de verdad me han dejado un tanto decepcionada.

De verdad no puedo creer que haya personas que solo van a los eventos por el press kit o para ir a canapear. La neta se ven súper mal, sépanlo. Ser blogger implica la misma responsabilidad que si trabajaras para la revista más importante del mundo, ya que las palabras, fotos e historias que uno deja escritas en la web pueden llegar a miles de personas.

Y no solo eso, también la forma en la que actuamos cuando asistimos a un evento habla muchísimo de nuestro profesionalismo e imagen.

Así que si empiezas en este mundo y vas a algún evento, ve sin esperar nada a cambio, vive el evento, haz entrevistas, toma muchas fotos y cubre el evento como toda una profesional. Prueba los bocadillos pero no quieras tantos como para que te traigan hasta un tupper, sé educada y nunca seas prepotente, ni creída solo porque representas a un medio.


Para ser blogger no debes tener mil ropa nueva, ni mucho dinero, ni gastar millones en productos de belleza o en lo que sea que te quieras especializar, pero sí debes hacer una pequeña inversión según lo que quieras reflejar en él.

Muchas de las bloggers que sigo reflejan en la mayoría de sus fotos una vida de lujo que la neta yo no puedo costear. Aunque sé que muchas de sus publicaciones están patrocinadas por marcas y demás, y que al rededor de ellas tal vez algunas cosas están montadas para reflejar esto, lo cierto es que ellas no empezaron teniéndolo todo, es algo que han ido formando.

Esto me ha enseñado que sí, es necesario un poco de inversión para construir la imagen de tu blog, para hacer la producción de fotos y demás, pero todo debe ser proporcional a tu presupuesto y objetivo, no significa que reflejes lujos que no puedes costear o que le inviertas un montón a un proyecto que puede empezar poco a poco.

En mi caso ha sido un trabajo arduo, no solo por el tiempo, sino también por mi presupuesto. Empecé con un blog austero que un conocido me ayudó a diseñar y programar “de cuates” lo cual después me salió más caro pues robó mi dominio y me negó el acceso al blog, por lo que como pude, rescaté la mayoría de la información y tuve que empezar de nuevo.

Invertí en registrar el nombre de mi blog como una marca, tuve que recurrir a otro programador, que sí, también me quedó súper mal; empecé tomando fotos súper chafas con mi camarita que me llevaba a los eventos y después todo fue evolucionando.

Invertí en una cámara profesional, pero porque de verdad amo tomar fotos; mis producciones se han vuelto más elaboradas dentro de mi tiempo y posibilidades y como mi tirada no es tener un guardarropa gigante que ni puedo pagar, algunas cosas las tengo como préstamo con las marcas.

Así que si empiezas con tu blog, ta vez comienza con un dominio gratuito y una plantilla gratuita. Toma fotos con tu celular (siempre y cuando sean de calidad) y comienza una base de contactos para que puedas hacer intercambio de productos e información. Si todo sale bien, verás que pronto podrás invertir más y más y así mejorar la calidad de tu blog.


Prepárate para dedicar tu vida, tiempo y alma a este nuevo trabajo.

Esta es sin duda la parte que más trabajo me ha costado al ser blogger, ya que es no difícil, sino dificilísimo llevar una vida y una agenda que se basa en trabajo godín, escuela, gimnasio, amigos, novio, familia, deberes y bloggear con solo 24 horas al día.

La verdad a veces me he dado cuenta que hago esto por amor al arte, porque de verdad escribir me libera y tomar fotos es una de las pasiones que más disfruto en mi vida, por lo que hacer esto y desvelarme es algo que la mayoría de veces me da mucha satisfacción.

Peeeeero, también está el otro lado de la moneda. Hacer esto significa sacrificios, tener que dedicar algunas horas extras de tu vida a este nuevo oficio, por lo que en mi caso las desveladas están al por mayor, a veces pasan días sin que escriba o sin que suba algo a las redes, porque neta no me da la vida y este es un trabajo en donde tienes que estar pegada a tu teléfono muchas horas de tu día sin esperar ni recibir mucho a cambio, pero te aseguro que si de verdad esto resulta ser lo tuyo y tienes tantas actividades como yo, harás hasta lo imposible por sacarlo.


Siempre crea contenidos de calidad, con una buena producción y que no sean un copy paste.

Una parte del punto de arriba me ha llevado a pensar ¿qué tal que hago contenidos más sencillos, con fotos más equis o simplemente copio los press kits? Después entro en razón y digo ¡Jamás!

Creo que una de las reglas en mis blog es: puedo tardarme un ratote en publicar algo, pero la neta es que cuando lo hago, lo hago bien.

Trato de invertir un rato en hacer fotos de calidad, en investigar de los productos, en probarlos, en hacer textos que tengan algo que de verdad sea funcional para mis lectoras y no solo un párrafo que diga lo cool que me la pasé en un evento o literal un copy paste de un comunicado de prensa.

Por esta razón te recomiendo lo mismo, si vas a escribir de algo, trata de buscar ese plus que la gente está buscando; es decir, que tu nota trate de algo que de verdad pueda serle funcional a tus seguidoras, como una nota con tips, de experiencia de producto, del lugar que visitaste y siempre, siempre de los siempres con la mayor sinceridad del mundo, porque por eso es tu blog, para escribir las cosas como tú quieras, sin mentir o sin quedar bien con alguien o con las marcas.


Escribe tus posts como si fueras a contarle algo a tu mejor amiga.

Cuando trabajaba en la editorial aprendí que sí, hay ser muy profesional para escribir, echarle ganitas a la ortografía y redacción porque siempre te puede leer alguien que tenga más experiencia y que pueda criticar tu trabajo. Pero también aprendí que al escribir debes ser cercana.

Cuando redactaba notas sobre avances tecnológicos de belleza o que hablaban de las tendencias de moda que solo los expertos te saben explicar bien con todos esos términos rimbombantes den inglés, descubrí que es mejor hacer un texto amigable que hasta tú, tus amigas, tu familia o alguien cercano pueda entender a la perfección y sin tanto choro.

Sobre todo porque escribir para internet es muy diferentes que escribir para una revista o un diario. Aquí todo dicta que tienes que atrapar a tus lectoras porque muy fácil pueden llegar a otro link que hable de lo mismo pero de una forma más sencilla, a veces hasta cómica o amigable.

Es por eso que yo siempre hablo con la neta, como se lo contaría a mi mejor amiga. Cuento mis experiencia con los productos de viva voz, por eso es importante que cuando hables de algo domines o te guste el tema, por que sino ¿cómo venderle o convencer a alguien sobre algo cuando ni tú misma te lo crees?


Siempre habrá mucha competencia, pero el punto es hacer que tu blog sea único, que sea tuyo.

Desde aquellos años en que el boom de las bloggers comenzaba, hasta hoy en día que ya somos consideradas como un medio, he visto una infinidad de blogs, desde unos súper pro, hasta otros que me es imposible creer como son tomados en cuenta por muchas marcas.

Para mí sí ha sido muy importante una buena imagen aunque mi número de seguidores es chiquito. La verdad es que yo hago esto por amor y mi objetivo no es alcanzar miles de seguidores, sino tener los que deba tener, pero que sean fieles y estén contentos y les gusten mis contenidos.

Para otras bloggers la imagen importa más en sus redes sociales, le echan muchas ganitas a sus fotos pero su blog deja mucho que desear. Desde mi punto de vista, una cosa va con la otra.

Un punto que también considero importante es el contenido. Amo los blogs de moda pero a veces creo que el contenido editorial que aportan es muy equis y lo que más me enriquece es la parte visual. Y en cuanto los blogs de belleza que sigo, he cachado a varias bloggers copiando los press kits lo cual me hace dudar de si verdaderamente probaron el producto.

Así que si vas a empezar con tu blog, échale muchas ganas a tu contenido. Cuenta algo que los otros blogs no hayan dicho, siempre y cuando sea un dato verídico y comprobable. Explica las cosas desde tu punto de vista, usa otros blogs como fuente de inspiración pero nunca copies su contenido y estilo, trata de ser original. Cuesta mucho trabajo, puedo decirte que a la fecha yo sigo en la búsqueda de mi línea editorial y visual, no quiero casarme haciendo fotos solo en tonalidades neutras o con un filtro de VSCO, pero sí, todo radica en generar un concepto editorial para hilar todo lo que te gustaría comunicar.


Refleja tu personalidad en cada post, en cada foto.

Para mí esta parte es muy importante y es un poco de lo que te hablo en el punto anterior. Copiar es lo peor que puede existir en el mundo, tomar inspiraciones esta bien, pero hay que ser originales. Además, cuando haces algo de forma creativa y con muchas ganas se nota, cuando copias, también.

Así que busca que cada post y cada foto sea un reflejo de tu personalidad, de tus gustos de lo que te apasiona. Y todo esto hazlo con una buena calidad, tal vez no una perfecta redacción pero si con buena ortografía, haz que cada foto sea mejor que la anterior y que sea algo que te guste al 100%, así te aseguras que les gustará a los demás porque transmite lo que tú quieres reflejar.


Escribe y toma fotos de algo que te apasione, sino cambia de giro hasta que encuentres lo que verdaderamente amas.

Este punto me ha dado mil y una vueltas en la cabeza. Siempre estuve muy segura que quería escribir sobre belleza porque me encanta probar cuanto producto se me pone en frente. También sabía que me gusta demasiado la moda, pero que no tengo un guardarropa gigante y que no soy una experta en tendencias, por lo que prefiero tocar menos este tema.

Después me entró la cosquillita de redactar recetas, pero fue hasta que entré en la escuela de Gastronomía que entendí que no era tan fácil y que no podía ser como otros blogs o páginas web que suben recetas sin comprobar que de verdad salen, así que esto lo dejé por la paz, junto con mis notas de bienestar, pues tampoco soy una experta en nutrición, ni muchos menos una coach que sepa qué ejercicios son los correctos.

Pero para cubrir ese vacío que me quedó al dejar esos temas, encontré mi pasión por escribir sobre mis viajes, y aunque ya no he tenido la oportunidad de viajar tanto, los post que he hecho los he disfrutado al máximo y sé que varios de ellos han sido de gran utilidad para muchos viajeros, además de que amo la fotografía de paisaje.

Así que con este último punto no me queda más que decirte que escribas y tomes foto de lo que más amas, de lo que más te llama en este mundo. Para mí hacerlo es una escapada cada vez que me siento agobiada por mi vida godín o por algo que me estrese en el día, de verdad que cuando empiezo a escribir de algo que me gusta se me pasan las horas volando porque siento como si fluyera como pez en el agua. Así que trabaja en lo que amas y pronto verás frutos de lo que cosechaste.

Top: Stradivarius / Pantalón: Stradivarius / Zapatos: Andrea/ Bolsa: Mango / Lentes: Forever 21

Chilanga, capricornio, comunicóloga, fotógrafa frustrada, amante de los viajes y los tacos, runner, yogui, comelona y parlanchina en potencia. Enamoradiza mal plan, tequilera de corazón, hiperactiva a más no poder y drama queen desde 1988.

2 Comentarios

  • Responder octubre 9, 2017

    Ana Arreola

    Hola, de nuevo yo con mis comentarios. Curiosamente yo también trabajo en una editorial, o algo cercano a eso. Y para mal o bien lo que me ha dejado este trabajo es a repensar que quiero hacer de mi vida y si realmente quiero ser editor toda la vida. Lo que sí es que antes no tenía ganas de escribir y ahora no se… de repente me dan ganas de crear un blog (aunque mi tirada es más con respecto a libros y literatura pues estudié letras) o pero me da miedo o no poder expresar bien las ideas.

    En fin, sólo quería platicar y contar esta pequeña coincidencia de trabajos. Me da gusto que continúes con el blog y como dices tú, aunque te tardes pero el contenido que saques sea por amor a lo que haces.

    Saludos

    • Responder octubre 9, 2017

      Leslie Pérez

      Querida Ana, gracias por compartirme tu experiencia. En efecto, escribir te hace replantear muchas cosas en la vida, en mi caso, en mi trabajo actual casi no escribo y ahí es donde me di cuenta de que es lo que verdaderamente amo hacer, pero que tristemente un blog por ahora no me dará todas las ganancias que un trabajo godín sí, porque no puedo dedicarme al 100. Por lo que si tu anhelo o curiosidad es abrir un blog, hazlo, puede llegarse a convertir en un gran proyecto, nada se pierde y poco a poco te darás cuenta de qué línea editorial seguir en él, no importa que tus primeras entradas no sean perfectas, pronto hallarás la forma de sentirte cómoda comunicando lo que deseas, mi recomendación como lo dice esta entrada es sé tú misma y escribe como si se lo platicaras a alguien cercano, siempre sirve 🙂

Deja un comentario