Sally Hansen Color Therapy, los esmaltes que nutren e hidratan las uñas

En la mayoría de mis posts sobre uñas siempre he revelado mi más grande adicción: soy muy, pero muy fanática de coleccionar y probar cuanta cantidad de esmaltes de uñas se pongan frente a mí, así que en cuanto me enteré que Sally Hansen estaba estrenando una línea que nutre a hidrata las uñas, no dude ni un segundo en probarla.

Miles de esmaltes han pasado por mis uñas, desde los básicos de no más de $20, hasta los carísimos de marcas de mucho prestigio, pero la verdad es que han sido muy poquitos con los que de verdad me quedaría para toda la vida, así que probar esta nueva línea al principio me causó un poco de escepticismo porque ¿cómo podría ser que un esmalte pudiera hidratar mis uñas sin dejarlas aceitosas o algo así?

La mayoría de los tratamientos para nutrir las uñas vienen en forma de base coat o algunos son tipo aceititos que hidratan la uña de forma momentánea, pero esta vez era diferente, así que investigué y descubrí la razón por la que esta línea de esmaltes es tan buena.

¿Qué hace diferente a los esmaltes Color Therapy?

Madeline Pool, embajadora global de color de Sally Hansen creó junto con la marca esta línea que tiene la innovación de incluir en su fórmula aceite de argán, un poderoso óleo el cual contiene ácidos grasos insaturados y Vitamina E, el cual seguro has visto entre los ingreidientes de varios productos para el cabello, ya que se utiliza para hidratarlo de forma inmediata. En este caso se mezcla junto con el aceite de mora de Acai, el cual tiene un alto grado de Omega 3,6 y 9; así como con aceite de Onagra Vespertina para hacer la fórmula de estos esmaltes cremositos que se aplican de maravilla y que de verdad mejoran la apariencia de las uñas.

Desde hace varios meses empecé a usar un tratamiento con calcio para las uñas el cual compre en Sally Beauty y que me había ayudado a mejorar un poco la apariencia de mis uñas que son quebradizas, con algunas rayitas blancas y una que otra deformación porque me quitaba de forma incorrecta la cutícula. Tengo que confesar muy seriamente y ahora que estoy redactado esta nota, que no fue hasta que empecé a usar estos esmaltes de forma continua durante varias semanas (como 4 aproximadamente) que me di cuenta de que estaban un poquito más fuertes, que ya no se deformaban y que al quitar el esmalte se veían más sanas y brillantes.

Otra cosa que aprecié es que por lo general antes de ponerme esmaltes muy intensos debía aplicar sí o sí una base protectora para que el color no penetrara por completo y con esta línea ya no es necesario, ya que así sucede su magia, pues al estar en contacto directo con la uña, el esmalte libera las micro cápsulas de argán para activar sus beneficios.

Lo que más me gustó es su consistencia cremosita más no espesa, lo cual ayuda a que con solo un par de pasadas las uñas queden perfectamente cubiertas y sin espacios medios blancuzcos. Y lo que más agradecí es que el pincel aplicador de cada esmalte es grueso, por lo que mis uñas quedan cubiertas con solo 2 pincelazos.

Esta línea también tiene un aceitito llamado Color Therapy Nail & Cuticle Oil, el cual contiene el mismo aceite de argán y el cual se aplica al final de tu rutina de manicure o pedicure para maximizar el acabado brilloso y extender la durabilidad del color.

Los 30 tonos de la línea Color Therapy de Sally Hansen están a la venta en tiendas de autoservicio como Sanborns, en donde encontrarás cada esmalte a un costo de $125, pareciera un precio un poco elevado en comparación de otras marcas más comerciales, pero te aseguro que vale la pena tenerlos porque su calidad y duración son de lo mejor que he probado, ya ni si quiera con marcas carísimas que duran súper poquito sobre las uñas, así que te los súper recomiendo 🙂

Chilanga, capricornio, comunicóloga, fotógrafa frustrada, amante de los viajes y los tacos, runner, yogui, comelona y parlanchina en potencia. Enamoradiza mal plan, tequilera de corazón, hiperactiva a más no poder y drama queen desde 1988.

1 Comentario

  • Responder noviembre 25, 2017

    Carmen

    Quiero los esmaltes de Sally

Deja un comentario