5 razones por las que debes visitar o mudarte a Toronto

Pues aquí estoy, viviendo un capítulo más de mi vida en Toronto, una ciudad diferente en todos los aspectos a lo que estaba acostumbrada.

Si me sigues en mis redes sociales te habrás dado cuenta de que llevo varias semanas en esta ciudad y pues sí, aquí ando, viviendo, porque en mi locura pre treintas decidí que era un buen momento para agarrar mis maletas y olvidarme por un par de meses de mi rutina. Pero ¿por qué decidí alocarme y dejar todo? ¿por qué elegí Toronto y ¿por qué te recomendaría visitar o vivir en esta ciudad?…

1 Es el lugar ideal para aprender o mejorar tu inglés

Esta fue la primera razón por la que decidí emprender este viaje ya que necesitaba mejorar mi inglich sí o sí. A veces me sentía frustrada yendo a algunos eventos donde traían invitados de gringolandia o de otros países y yo me quedaba en shock porque no podía ejecutar ni una sola palabra en inglés, aunque en mi interior sabía que podía hacerlo porque tampoco estaba tan tirada al catre en eso del idioma.

Teniendo este antecedente a principios de año me puse las pilas y empecé a investigar qué necesitaba y cuánto costaba estudiar en el extranjero. Entonces empecé a ir a expos de viajes y e hice mi investigación directamente en las escuelas y así descubrí que si quieres aprender inglés, Canadá es de los países más “baratos” para hacerlo, además de que no es como en Estados Unidos que te encuentras veinte mil latinos y siempre acabas hablando español.

Así que si quieres mejorar tu inglés, Canadá es una buena opción para hacerlo. Tiene escuelas desde las más accesibles, hasta las más costosas y por lo general la mayoría de ellas están cerca del downtown. Yo elegí SEC (Study English in Canada) es una escuela pequeña, pero acogedora que te permite cambiar de nivel mes con mes y que te da la opción de cambiarte de clases si llegas a aburrirte, además todos los meses organiza un calendario de actividades para que nunca te aburras y es de las opciones más económicas pero con buen nivel.

Dada la mala experiencia que tuve con la agencia que elegí (Universo Educativo) te sugiero hacer todos los trámites directamente con la escuela a menos de que no tengas tiempo para planear tu viaje.

2 El dólar canadiense es un poco más barato

Si haces cuentas y te pones a comparar el dólar americano o el euro, sin duda el dólar canadiense saldrá ganando, pero ojo, los taxes que son el 13% acá siempre hacen que te confíes de que algunas cosas aquí están más baratas y cuando ves la cuenta final te quiere dar el mimisqui.

Pero pagar un poco más por las cosas lo vale. Acá los impuestos sí se ven reflejados en la ciudad. Las calles están limpias, siempre están haciendo mejoras para que la ciudad se vea bonita, el índice de delincuencia es bajo por eso nunca verás una casa con reja (todas tienen su pórtico a la vista y solo ponen una cerradura o al menos en mi casa así es) y lo más importante: los paisajes ¡wow!

En Toronto cada 5 minutos te encuentras un parque, a diferencia de otras ciudades canadienses aquí es súper común encontrar espacios verdes para ir a relajarte, ejercitarte, hacer un picnic o simplemente perder el tiempo viendo los árboles de maple que en otoño están cambiando de color y todo se ve hermoso. 

Además, Canadá es un país seguro, o al menos en Toronto eso me ha parecido. Todo y todos, o la mayoría, son súper civilizados y polite, hasta para cruzar la calle y entrar al metro hay orden. Aunque eso sí, cada quien vive acá a su ritmo y no es muy común que la gente diga por favor o gracias, pero hay respeto que es lo importante.

3 Toronto tiene el Lago Ontario, está cerca de French Canada, las Cataratas del Niágara y N.Y.

El Lago Ontario es hermoso y enorme de verdad (y eso que es de los más pequeños entre los lagos principales de Canadá). Además si tomas el ferry que cuesta $7.50 CAD, puedes llegar a estas islitas y desde donde la vista a la ciudad es espectacular. El lago está a unas cuantas cuadras del centro de Toronto y fácilmente llegas a él caminando, en el subway o tomando el street car.

Otra de las razones para venir es que puedes hacer viajes cortos para conocer otras ciudades o puntos turísticos cercanos que no debes perderte. Esta vez no podré ir, pero en mi escuela y en varios puntos de la ciudad te ofrecen tours para visitar French Canada, es decir Ontario, Ottawa, Montreal y Quebec.

A solo 2 horas de Toronto se encuentran las Cataratas del Niágara que apenas voy a conocer, así que pronto te contaré de ellas, pero lo que sí sé, es que si quieres conocerlas es mejor que lo hagas de mayo a octubre, ya que si lo haces en invierno es probable que te congeles y ellas también.

Si quieres irte un poquito más lejos y tienes visa americana, entonces haz como yo y compra un boleto de autobus a N.Y. (yo pagué solo $60 dólares americanos). Está a 12 horas de Toronto, así que te recomiendo hacer tu viaje en la noche para amanecer en la gran manzana. 

4 Los paisajes y el clima te van a fascinar si…

Si vienes en verano eres súper afortunada o afortunado porque el termómetro puede llegar hasta los 35ºC y el clima te permite pasear por toda la ciudad sin problemas. En otoño empieza a hacer un poco más de frío y a veces llueve, pero empieza la mejor temporada del año por lo menos para mi gusto, ya que es cuando las hojas empiezan a cambiar de color.

Si te gusta la aventura y no le temes al frío, entonces te va a fascinar pasar el invierno aquí, ya que todo se cubre de nieve y los paisajes son espectaculares. Lo único malo y que a mí no me fascinó –porque en este viaje descubrí que soy súper intolerante al frío– es que tienes que usar mil capas de ropa o comprarte buena ropa térmica y waterproof así como unas botas resistentes porque las temperaturas en pleno invierno pueden llegar a los -30ºC o más y la nieve dificulta cualquier actividad.

5 Tiene una gran diversidad cultural

Antes de saber todo lo que ahora conozco de Toronto, creí que llegaría acá y en la calle vería puro Justin Bieber, pero no fue así. Si te encuentras uno que otro güero, pero no son ni los más comunes, ni los los más guapos.

Toronto es una ciudad habitada por varios tipos de inmigrantes. Abunda la gente de Asia, coreanos, japoneses y chinos (estos últimos no me caen muy bien que digamos porque son sucios y groseros). También hay muchísimos árabes, hindúes, alemanes y muchísimos brasileños. Alguno que otro mexicano anda por acá, pero no son muy comunes.

Así que aquí el respeto hacia y entre la gente sin importar raza o religión es primordial. Acá nadie te juzga por como te vistes, por tu religión, el color de tu piel, si te pusiste 4 capas de ropa porque tenías frío o si te gusta comer cosas diferentes de acuerdo a tu país de procedencia. La gente de Toronto no te juzga ni se pone a ver qué haces o no, y si necesitas ayuda, aunque no son tan cálidos como lo somos los latinos, a su manera te ayudarán, pero lo harán.

Sabiendo todas estas razones no hay más que poner en tu lista de viajes a Toronto, porque además en 2017 Canadá celebra el 150 aniversario de su independencia, así que seguro echarán la casa por la ventana, por lo que si tienes la oportunidad de venir, hazlo. Te juro que no te vas a arrepentir. Tiene hermosos paisajes y en especial esta ciudad tiene cientos de atracciones turísticas.

Chilanga, capricornio, comunicóloga, fotógrafa frustrada, amante de los viajes y los tacos, runner, yogui, comelona y parlanchina en potencia. Enamoradiza mal plan, tequilera de corazón, hiperactiva a más no poder y drama queen desde 1988.

¿Qué opinas de esta nota?