10 cosas que debes saber antes de competir en un Spartan Race

Hace unas semanas tuve la oportunidad de competir por primera vez en un REEBOK Spartan Race. Cuando acepté el reto, tal vez no medí el alcance total de una prueba como ésta; sin embargo, mi motivación era más grande que mi miedo a tal vez regresar con alguna parte de mi cuerpo rota o yo que sé, porque hasta no estar ahí, nunca fui realmente consciente de lo que le esperaba a una novata como yo.

REEBOK-SPARTAN-RACE22

Además de aprender que lo ideal hubiera sido entrenar unas semanas antes, que el frío no solo es mental, que ir con una faringitis extrema no es lo mejor y que los retos solo se cumplen cuando tú te lo propones; hay otras cosas que esta carrera me dejó y que hoy quiero compartir contigo, así te animarás a inscribirte en una de sus ediciones y ser una espartana hecha y derecha, pues te prometo que después de estar en un Spartan, te vuelves adicta a lo que te hace sentir… 

 

REEBOK-SPARTAN-RACE8

1. Olvídate de tus miedos, de creer que no puedes y de lo que los otros opinen.

Cuando les conté a varios de mis amigos que Reebok me había invitado a participar en el Spartan Race, pocos fueron los que me dijeron que seguro lo lograría. Y es que el error estuvo en mí, en decir seguro moriré, pues tenía miedo, ya que desde hace varias semanas había dejado de correr, no estaba en la mejor condición del mundo y por si fuera poco, estaba enferma. Pero ahí fue donde descubrí que el miedo nace en uno mismo y que si mi actitud hubiera sido positiva desde que les conté, el reto hubiera sido motivacional más que temido. 

Así que inscríbete sin miedos, plantéate tu meta. No importa cuánto tiempo tardes participando, ni lo que digan los demás, ya que como dicen por ahí “Lo importante no es ganar, lo importante es cruzar la meta”. 

 

REEBOK-SPARTAN-RACE1

2. Participa con tus amigas, primas, mamá o quien quieras, pero no vayas sola. 

Los triunfos saben mejor cuando son compartidos y aquí no es la excepción. Así que si entre tus planes está inscribirte en un Spartan Race, no lo hagas sola. Esto es como ir al gimnasio, si tienes alguien que te motive, siempre podrás dar un poquito más y los resultado serán mejores. 

En mi caso fui muy afortunada, porque formé parte del equipo Reebok, el cual estaba formado por chicas increíbles que ya habían participado y que iban con toda la pila del mundo para que saliéramos victoriosas. 

 

REEBOK-SPARTAN-RACE2

4. Utiliza ropa y tenis adecuados para la ocasión.

Gracias a que Reebok nos dio un súper kit de supervivencia para estar a la moda y enfrentar todos los obstáculos que vinieran a nuestro paso, la competencia fue todo un éxito.

Primero porque usamos ropa que nos permitió estar cómodas todo el tiempo y que nos hizo olvidarnos del terrible frío y viento que hacia antes de que empezáramos.

Segundo y lo más importante, usamos unos tenis maravillosos llamados Reebok All Terrain que como su nombre lo dice, están hechos para abarcar todo terreno, pues son a prueba de rocas, su suela se adapta y te mantiene en la superficie que estés pisando, con ellos nunca en la vida me resbalé, tienen puertos para drenar rápidamente el agua que pisas y sus tacos te permiten subir fácilmente las cuerdas. Además son súper flexibles y nunca me lastimaron. ¡Yo los amo All Terrain!

 

REEBOK-SPARTAN-RACE3

5. No te olvides de hacer una rutina previa de calentamiento.

Tengo que confesar que con solo la rutina de calentamiento sentía que moría poquito… era como hacer un mini spartan en 30 minutos, pero la verdad es que de no haberlo hecho, seguro hubiera tenido alguna lesión, porque el desgaste al que te expones en esta carrera es máximo y tu cuerpo, tendones, articulaciones, ligamentos, mente y corazoncito, deben estar preparados para lo que venga. 

Así que participa en el calentamiento previo, estírate súper bien, respira profundamente y hidrátate unas horas antes para resistir hasta que llegues al primer punto de descanso. 

 

REEBOK-SPARTAN-RACE9

6. Siempre trabaja en equipo.

La clave para triunfar en un Spartan Race es trabajar en equipo. Así que nunca te olvides de apoyar a la personas con las que vayas y sobre todo olvida el orgullo, si tienes que pedir ayuda pídela.

No todas las personas tienen la misma resistencia y fuerza que otras y este es el acontecimiento perfecto para probarlo, así que trabaja en equipo y verás como logras que tú y los que te acompañan disfruten más de cada kilómetro recorrido.

Benditos sea el equipo con el que participé, porque en ningún momento me dejaron sola y a pesar de que yo no era de las más fuertes y evité algunos retos por chillona y por estar enferma, me motivó su trabajo en conjunto para seguir con ellas hasta el final. 

 

REEBOK-SPARTAN-RACE14

7. Disfruta del panorama. 

Aunque al principio seguro morirás de frío, hambre, sed, dolor y muchas cosas más, cuando logras percibir que te encuentras rodeada de maravillosos paisajes, del olor singular que solo el bosque te puede proporcionar, del canto de las aves y el ruido relajante de los riachuelos a tu alrededor, ahí es cuando empiezas a competir con el corazón y no con la fuerza; cuando valoras cada movimiento y disfrutas estar llena de lodo y agua. Si no lo valoras, entonces sufrirás, porque es como cuando no te gusta el trabajo en el que estás, en vez de hacerlo con gusto, vas directo al sufrimiento. 

 

REEBOK-SPARTAN-RACE16

8. Asimila que cada reto será más complicado que el anterior.

Del Spartan aprendí, que cuando crees que algo ya era difícil, siempre viene algo que puede ser peor. Que cuando creías que ese pequeño espacio lleno de lodo era interminable, siempre viene una laguna que cruzar; que cuando pensabas que esa barrera era alta, siempre viene una que mide tres veces más que tú…

Y así la lista no termina, pero todo está en no predisponerse, en mentalizarte que sí puedes, en pedir ayuda cuando sea necesario y también en aceptar cuando de plano ya no puedes pero que recorriste lo más que pudiste, porque el spartan no se trata de sufrir, sino de superar retos que antes no tenías y tal vez hoy no lo termines completo, pero el siguiente sí.

 

REEBOK-SPARTAN-RACE5

9. Echa y échate porras en todo momento.

Esto es como en las carreras, en el fútbol, en cualquier deporte. Cuando el equipo se siente motivado, los últimos kilómetros en vez de hacerse eternos, se hacen memorables. Así que cuando creas que ya no puedes más, piensa en voz alta que sí puedes, que falta poco, que no vale la pena renunciar cuando la meta ya está cerca. Hazlo también con tus amigas o con las espartanas que te rodean, pues no hay nada mejor que escuchar que otro te motive para seguir adelante. 

 

REEBOK-SPARTAN-RACE20

10. Celebra que cruzaste la meta.

Como te dije antes, lo importante no es ganar, sino cruzar la meta y que mejor si lo haces rodeada de las personas que te apoyaron a través de esos kilómetros interminables y de esos obstáculos que parecían un martirio.

Corre los últimos metros como si fueran los últimos de tu vida. No sufras por estar mojada, llena de lodo, sedienta o hambrienta, vive los últimos minutos que te llevarán a la gloria. 

Te lo digo yo, que en varias etapas sufrí y que estuve a dos de rendirme en los últimos kilómetros. Que no me quería mojar porque iba enferma, pero que al final dije, qué mas da… para triunfar, a veces hay que sacrificarse un poco.

Cuando cruce la meta y me dieron mi medalla sentí una adrenalina increíble y unas ganas inmensas de participar en el siguiente Spartan. Ya después vino el dolor, moretones gigantes y gripa, pero como dicen por ahí ¿quién me quita lo bailado?

 

Así que ahora que sabes esto, seguro estarás más que lista para convertirte en toda una espartana, valiente y que cumple los retos que se le pongan en frente. 

Si quieres conocer las próximas fechas de esta competencia, da click en el siguiente enlace: spartanrace.mx

Leslie Pérez

Soy mexicana, capricornio, mamá, estratega de contenido, asesora en redes sociales, amante de la comida y la cocina, la decoración y las plantitas.

Te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.